El mundo de xarlie

blog de artículos de opinión

El castillo de naipes


El castillo de naipes se hunde. El precario equilibrio en que se sustentaba nuestra sociedad se desmorona por momentos. Ya no volverán los tiempos del café para todos.
Señoras y señores, cojan posiciones. Un mundo nuevo y una sociedad nueva se avecinan. Lo que conocemos se acaba. Si la estructura social está en fase de cambios, Las potencias geopolíticamente dominantes también lo harán. Llega la etapa del post-capitalismo y del fin del dominio de Occidente sobre el resto del planeta. En esta nueva etapa hay un factor nuevo que conecta personas de latitudes lejanas: internet. Su popularización (sobretodo de las redes sociales) ya nos ha cambiado pero seguirá haciéndolo.
Países con alto nivel de beneficios sociales han dejado de ser competitivos frente a países como China o India donde los beneficios sociales brillan por su ausencia. China es el paradigma de nueva potencia económica. Allí la máxima es ganar dinero. De esta manera se produce un erróneo enfrentamiento entre productividad y estado del bienestar se producen 2 situaciones:
– Países con estado del bienestar se acercan a países emergentes renunciando a su bienestar para ser competitivos
– En países emergentes, a medida que vaya creciendo la clase media, comenzará a demandar mejores condiciones sociales. La cuestión es si estas mejores condiciones sociales llegarán a la clase trabajadora. Así, el debate es si se arriesgarán a perder competitividad basada en una mano de obra barata.
En la actual situación de crisis se produce una reducción de sueldos pero peor es la reducción de las prestaciones sociales: pensiones, sanidad pública, jubilación, paro… La crisis afecta a la población empleada y a los no empleados que es el sector más desprotegido. Se está produciendo a etapas de la historia que parecían ya pasadas con privilegiados (trabajadores cualificados bien pagados) y el resto (trabajadores mal pagados y población no activa). Es la vuelta a la edad moderna de la historia europea, parece que estamos viajando a los tiempos de antes de la revolución francesa y quizá es eso, lo que necesitamos, una revolución del pueblo.
Es el fin del estado de bienestar tal y como lo conocemos. Se acabó el café para todos, el despilfarro por parte de las administraciones públicas y la cultura de la subvención y vuelven los pisos compartidos, el pluriempleo, el trabajo en negro… elementos que creíamos olvidados en nuestra historia reciente.
Pero si el estado del bienestar corre el riesgo de desaparecer, bien habrá recetas para salvarlo o al menos mantener una parte. Yo creo que la base está en que si aumentamos la población que trabaja, aumenta la población que cotiza. Esto queda muy bien pero ¿cómo se hace? sacando a la luz el trabajo en negro, facilitando la conciliación laboral-familiar y entre otras medidas que provocarían la inclusión dentro de la población activa de muchos nuevos contribuyentes.

Fuentes:
http://aquevedo.wordpress.com/2010/11/02/democracia-en-china-por-manuel-castells/
http://wikilearning.com
httpp://ciberconta.unizar.es/lección/globalcrisis/
htt://www.lacartadelabolsa.com/index.php/136 283

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: