El mundo de xarlie

blog de artículos de opinión

El lío de la SGAE

La SGAE es una entidad privada dedicada a la gestión de los derechos de autor de todos sus socios, entre los que se cuentan artistas de todo tipo. Hasta el pasado día 13 de julio, el presidente de su consejo de dirección era Teddy Bautista.
Para tratar el tema de la gestión de los derechos culturales nos tenemos que remontar a finales del siglo XIX. El negocio musical estaba compuesto de tres partes: los espacios donde se interpretaban las obras (teatros y salas), los autores y los intermediarios entre ambas. A menudo los intermediarios abusaban de su posición dominante mediante contratos de exclusividad con las salas y ataban a los autores con adelantos a cuenta de obras futuras. Frente a esta situación, entre otros los hermanos Álvarez Quintero y el compositor Ruperto Chapí crearon en 1899 la Sociedad de Autores. En 1941 se funda la SGAE (Sociedad General de Autores) que pasa a gestionar en exclusiva todos los derechos de autor. Finalmente, en 1195 se refunda la SGAE como Sociedad General de Autores y Editores incluyendo a estos últimos.
Esta empresa privada no había acaparado la atención de los medios hasta la llegada del formato digital y la mayor facilidad en realizar copias de la obra cultural que comporta. Así, de un día para el otro surgieron conceptos como canon digital, impuesto que impuso el gobierno para grabar la compra de material informático susceptible de ser usado para realizar copias digitales. Pero ojo, te cobran la tasa tanto si le das el uso como no. No era lo mismo que copiar cuatro canciones en una cinta de casette, ahora te podías grabar en un cd la discografía de Queen. Si ya el canon le dio mala fama a la SGAE, solo le faltaba su polémica forma de proceder para cobrar los derechos de autor. Han llegado a reclamar a pequeños comercios como peluquerías los derechos de autor por poner la radio, a ayuntamientos con presupuestos muy limitados por la crisis por sonar un pasodoble o incluso a hogares del jubilado por poner la televisión. Esta manera de proceder ha provocado que cada vez les lluevan las críticas. Sin embargo, la gota que ha colmado el vaso, han sido las acusaciones de malversación que pesan sobre la directiva de la SGAE, encabezada hasta esta semana por Teddy Bautista. Ahora resulta que han desviado parte de los beneficios resultantes de la gestión de los derechos de autor en su propio beneficio.
Probablemente nunca gran parte de los artistas españoles habían sido tanto noticia por cuestiones no artísticas. Es de esperar que aprendan la lección y empiecen a gestionar como debieran su propio negocio (la SGAE). Pero lo más importante no es eso. Lo importante es que de una vez por todas y fuera de los partidismos habituales que envuelven cualquier discusión sobre los que entiendo son los pilares de toda sociedad (cultura, educación y sanidad), todos los agentes participantes (políticos, creadores, usuarios…) decidamos cómo se gestiona la creación cultural. Tenemos que establecer sobre qué hay que pagar o si todo es gratis. Si como mencioné en el artículo People vs. George Lucas, el autor tiene derecho a modificar a su gusto la obra cuando quiere o pasar a ser de dominio del público.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: