El mundo de xarlie

blog de artículos de opinión

Carta a los Reyes Magos:

Queridos Reyes Magos, os mando la carta a vosotros más que por costumbre que por otra cosa. Como si fuerais el genio de la lámpara concediendo deseos por doquier. Y mando la carta a los tres porque siempre se había dicho que erais tres: Melchor, Gaspar y Baltasar. Aunque según las últimas investigaciones, no eren reyes, sino magos, ni venían de Oriente ni siquiera eran tres sino que probablemente eran cinco. Es más, según la tradición llevaron oro, incienso y mirra elementos de notable valor en el siglo I a.C. pero que actualmente han perdido bastante valor excepto el oro. Sin embargo, aquí no acaban las novedades pues es evidente que como toda buena empresa multinacional que se precie, el Vaticano ha estado haciendo numerosos cambios recientemente en los últimos tiempos. En especial, el departamento de RRHH del Vaticano ha remodelado la composición del personal del pesebre. Este año que acaba de finalizar, el Papa de Roma va y nos dice que la mula y el buey no pintan nada y que la estrella que vieron los pastores era una supernova. A este paso solo le falta decir que la Virgen no era virgen valga la redundancia. Y luego se quejan de que cada vez tienen menos fieles, si siguen a este ritmo de desligitimar los mitos en que se basa el dogma.
Pero volvamos al asunto en si, mi carta a los Reyes Magos. No sé por dónde empezar. Quisiera pedir tantas cosas que no acabaría nunca así que he hecho un listado previo en el que he separado deseos para mí y deseos colectivos.
– Para mí: salud, dinero y amor como dice la canción de Cristina y Los Stop (1967):
– Para todos: trabajo, mucho trabajo para todos y todas.
Acabar con: corrupción, recortes, deshaucios, pobreza, avaricia de unos pocos que aparan riqueza mientras otros cada día son más pobres.
Impulsar: crear empleo, pensar más en la gente y menos en los bancos, más alegría e ilusión, solidaridad, más imaginación y menos inmovilismo, democracia y libertad.
Parece complicado pero creo que entre todos y con la ayuda de los Reyes Magos, Papa Nöel y demás benefactores navideños, todo es posible. Las pequeñas acciones del día a día pueden ayudarnos a construir un futuro mejor. Un futuro que no está a años luz, sino que con la inmediatez que nos embarga en estos tiempos, es el presente.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: