El mundo de xarlie

blog de artículos de opinión

Archivar en la categoría “cine”

¿Caemos demasiado en el tópico de las películas porno?

El pasado día 15 de enero El País me sorprendió gratamente con una noticia en relación con los tópicos de las películas porno. A continuación os adjunto el enlace:
http://smoda.elpais.com/articulos/practicamos-el-sexo-como-en-las-peliculas-porno/2943
Son muchas las personas que confunden la ficción con la realidad y creen que el sexo es tal y como se refleja en las películas porno. Es una idea totalmente errónea pues el porno tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. De las malas destacaría que están solamente enfocadas al público masculino, los hombres tardan mucho en excitarse, las mujeres enseguida y el sexo anal es muy, muy placentero. Todo ello lleva a pensar a una parte de los consumidores de películas porno que el sexo en realidad es así e intentan llevar a cabo relaciones bajo las mismas premisas. Sin embargo, no son conscientes que en el porno se da tan solo una versión del sexo, que ni es la más representativa ni la más plural pues principalmente quien disfruta es el hombre. Es como si sabiendo conducir en el juego de consola Grand theft auto pensáramos que estamos capacitados para un conducir un coche.

Anuncios

El tiempo en IN TIME

In time es una película diferente. Estrenada en España el 28 de octubre de 2011, ha llegado a los cines para impactarnos. El director es Andrew Niccol y los protagonistas principales Amanda Seyfried y Justin Timberlake. La película plantea un buen planteamiento pero desgraciadamente, acaba siendo un vulgar Bonnie and Clyde donde los protagonistas roban el bien más preciado (el tiempo) para ofrecerlo a los pobres.

Nos acerca al 2161, donde el gen del envejecimiento humano ha sido desactivado. Cuando las personas cumplen veinticinco años, dejan de envejecer pero solo tienen un año más de vida. Al acabar ese año, mueren de un ataque cardíaco a menos que “compren” tiempo y rellenen con él sus “relojes de vida” “(reloj digital luminoso que esta en cuenta regresiva localizado en el antebrazo izquierdo). Para diferenciar a ricos y pobres, cada persona vive en una zona horaria distinta, en función de su estatus social.

En In time el tiempo es la moneda de cambio. Los ricos disponen de tiempo de sobras y viven en unos eternos veinticinco años. En cambio, los pobres al llegar a esa edad, deben buscarse la vida. El tiempo se convierte en la unidad de tiempo equivalente al antiguo patrón oro y al actual dólar. Todo se compra de tiempo, desde el billete del autobús, la comida y evidentemente, el tiempo de vida. A más tiempo, mejor vives y más tiempo.

El tiempo es universal. Todos quieren vivir más y mejor. Y solo se puede conseguir más trabajando. El ideal es mantenerse joven, en la película porque no hay más remedio para seguir pero en nuestra sociedad se une el culto a la juventud y el deseo de exprimir al máximo el tiempo. Actualmente, nuestra obsesión es vivir más tiempo y vivir con mejor calidad de vida. El tiempo se ha convertido en nuestro bien más preciado y su gestión una complicación. Ya no queremos dejar la vida pasar.

La última controversia con el catalán

Por una vez y sin que sirva de precedentes, tengo que darle la razón a la periodista, tertuliana y ex-política Pilar Rahola. El pasado 30 de septiembre publicaba un artículo en La Vanguardia con el título: El síndrome ‘Pa negre’.
En dicho artículo hace referencia a que la Academia ha elegido a Pa negre para representar a España en los Óscar como mejor película extranjera. A simple vista, estamos hablando de una gran novela, cuya adaptación cinematográfica ha sido magnífica. El argumento son las circunstancias económicas, sociales y políticas que se viven en un pequeño pueblo catalán en los primeros años de la dura posguerra.
Sin embargo, en la web de Antena 3 cuestionan si le parece bien presentar una película en catalán a los Óscar. Parece mentira que a estas altura de la película, una televisión privada consolidada como Antena 3 se cuestione si una película en lengua catalana se puede presentar a los Óscar en nombre de España. ¿No es una lengua oficial igual que las demás según la Constitución española? Es más, hay que recordar que pese a no moverse en el circuito comercial, ha tenido una gran acogida entre el público. La otra cuestión a considerar es si el hecho de que el principal rival en la carrera para los Óscar sea La piel que habito dirigida por Pedro Almodóbar, director “intocable” del cine español, ha herido a ciertos sectores. Almodóbar es un reconocido director, autor de grandes películas y probablemente el principal impulsor del cine español pero no podemos pretender que todas sus películas sean obras maestras, o no?
A continuación adjunto el enlace al artículo que menciono:
http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20110930/54224141056/el-sindrome-pa-negre.html
Por si no hubiera poco, Gerard Quintana cantante de Sopa de Cabra ha levantado una gran polémica recientemente con su aparición en el programa de TV3, El convidat presentado por Albert Om. En el programa, aparecía Quintana hablando castellano con su familia. Lo que no debería tener nada de particular, a muchos le ha parecido extraño y ha recibido muchas críticas pues Quintana se ha definido a menudo como independentista. Es un debate soterrado que siempre se ha intentado que no saliera a la luz. Se trata del hecho de que te puedes sentir catalán e incluso afirmarte como nacionalista catalán pero utilizar también el castellano. Por el hecho de que no sea habitual, no acabo de ver el problema. Si para el ex-presidente Aznar no era problema hablar catalán en la intimidad, para Quintana no tiene porque haber ningún problema en que hable castellano sin que por ello haya una merma en los valores que defiende.

“People vs. George Lucas”

El pasado mes de septiembre me acerqué al Festival Internacional de Cine Fantástico en Sitges y entre otras películas vi el documental “People vs. George Lucas” escrito y dirigido por Alexandre O. Phillipe (2010).

En dicho documental se analiza la relación entre el director de cine norteamericano George Lucas y los fans de sus películas, especialmente de la saga Star Wars.
Una visión resumida, a la par que simplista, del documentalista diría que los fans le hicieron rico y convirtieron Star Wars en una religión. A cambio, el cineasta les devolvió una cuestionable revisión digitalizada.

En el documental aparecen fans de Lucas de todo pelaje y condición que, le reprochan haber reprobado el legado cultural que creó con la trilogía original de Star Wars.
Tras la presentación en sociedad de El imperio contraataca, Lucas se manifestó en 1988 en contra de colorear películas en blanco y negro. Un año después, la película ingresa en el National Film Registry de la biblioteca del Congreso, registro de películas “cultural o históricamente significativas”.
Pero en los años noventa, empiezan los problemas. Tras el estreno de la nueva trilogía (la pre-cuela) y en 1997 el lanzamiento de la trilogía original remasterizada con retoques formales y narrativos, los fans de Star Wars claman contra Lucas por haber desvirtuado lo que para ellos se había convertido en una religión. Aquí es donde plantea el dilema, si bien legalmente Star Wars pertenece enteramente a su creador, pero en cuanto se adopta como bien cultural se abre el debate sobre si la obra pertenece al creador o al público que la consume.
Dos grandes ítems ejemplifican las críticas. Por lo que respecta a la revisión de la primera trilogía se achaca a Lucas que los cambios efectuados han modificado aspectos esenciales de los personajes por ejemplo el episodio de Han Solo en el bar. Con la nueva versión ya no dispara primero. A raíz de este cambio se originó la campaña, “Han Solo shot first” en que los fan films (películas hechas por fans) criticaban el cambio. En cuanto a la nueva trilogía, la gran protesta se centra en el rídiculo personaje Jar Jar Binks blanco de las críticas de los fans mediante los fan edits (montajes de fans). En ambas casos, los fans consideran que ni los cambios en la trilogía primigenia ni la calidad de la segunda trilogía son equiparables al universo construido por Lucas en la trilogía original y, por tanto, la excepción ocasionada les lleva a “odiar” a su idolatrado Lucas.
Además cabe destacar que Lucas afirma no disponer de las copias del montaje original de la primera trilogía por lo que a partir de ahora se pondrán a la venta con los cambios realizados. Y finalmente, en 2012 coincidiendo con el 30 aniversario de El imperio contrataca, saldrá la saga al completo en 3D.

El gran debate está en si, como he mencionado anteriormente, la obra pertenece al creador o al público que la consume.
En el actual mundo digital es necesario replantear los derechos de autor. En el siglo XXI, se ha acercado en gran medida la distancia entre el autor y el público debido a la cercanía, la popularización de la cultura, los medios de comunicación, internet y la inmediatez. Nos acercamos a una cultura cada vez más participativa en que el público participa e influencia en la creación de la obra del autor.
En el caso de una obra ya finalizada, el autor la comunica al público e inmediata recibe los comentarios de su público, puede percibir sus reacciones de inmediato. Pero el caso más exacerbado es en el caso de la obra no finalizada. Caso en que el público conoce parte de la obra al mismo tiempo que el autor la está finalizando. A modo de ejemplo cabe señalar las series de televisión. En función de los resultados de audiencia, respuesta de los espectadores (público) la deriva de los capítulos puede modificarse en busca de un mayor agrado del espectador.
Pero con Star Wars, el debate se complica. Debido a su popularización, la saga ingresó en el National Film Registry por lo cual pasa a ser un bien cultural. Y aquí aparece la cuestión: ¿la obra pertenece al artista o a su público? ¿ tiene derecho a modificarla a posteriori? ¿influye en ello su mayor o menor comercialización? Los fans de Star Wars se han adueñado de la obra y consideran que Lucas no la puede modificar pues es suya y si hace más películas, deben cumplir las expectativas creadas. Sin embargo, para Lucas, la obra es del autor y tiene derecho a rehacerla posteriormente bajo la explicación de que la versión actual digitalizada es la que hubiera querido hacer en un principio pero por cuestiones económicas no se realizó. Por el contrario, ahora gracias al ordenador ha podido hacerlo.
En mi opinión, cuando una obra pasa a ser considerada bien cultural, no es correcto moralmente modificarla. Si el autor realiza otras versiones a posteriori, no deberían substituir a la primigenia sino que son otras versiones del autor igualmente válidas. Como ejemplo directores de cine como Ridley Scott ha realizado varias versiones de Blade Runner (original, versión del director, digitalizada..) siendo todas igualmente válidas.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: