El mundo de xarlie

blog de artículos de opinión

Archivar en la categoría “economía”

¿Unidos Podemos es socialdemócrata?

Si en las elecciones generales de diciembre de 2015 se acusó a Podemos de radicales, extremistas y antisistema, en la actual campaña a las elecciones de junio y tras unirse a Izquierda Unida en forma de la coalición electoral Unidos Podemos se les ha pasado a acusar de comunistas. Si, ahora “comunistas” es el gran insulto perpetrado por la derecha política y la derecha mediática. Cual si fueran herederos de los errores cometidos por todos los anteriores comunistas de la historia (también ha habido aciertos), se les demoniza en base a defender el neoliberalismo imperante. No recuerdo haber leído en su programa propuestas como la colectivización de los medios de producción ni la dictadura del proletariado, ni siquiera la toma del poder mediante una revolución cuando realmente  defienden mayor democracia, unos impuestos en proporcionalidad a la riqueza, acabar con los recortes en sanidad y educación y defensa del estado del bienestar, habituales cimientos del tradicional programa socialdemócrata.

Es evidente que la socialdemocracia está en retroceso en Europa pues no ha sabido afrontar los desafíos de la crisis económica, social y política que nos asola desde 2006 ni los embates del predominante neoliberalismo económico. La gran mayoría de los partidos socialistas o socialdemócratas europeos tradicionales (PSOE, Partido Laborista, PS Francés, etc.) reaccionaron a la crisis aplicando políticas económicas netamente neoliberales como los recortes y han llegado a defender una bajada de impuestos, cuando los impuestos son una de las vías para mantener un elevado gasto público y sostener las políticas sociales. Han olvidado que un sistema público fuerte es la base para sostener a los desfavorecidos. En vez de auxiliar a expropiados y crear empleo, se ha optado por rescatar bancos. Por otro lado, también hay que achacarles una gran convivencia con el establishment, de tanto tocar poder, se han olvidado de luchar por sus bases (clase media y trabajadores). Su programa social si es de izquierdas pero su política económica ya no lo es. Y finalmente, ha habido corrupción, similar que en los partidos conservadores.

En último lugar, hay que tener en cuenta un apunte acerca de las clases sociales. El obrero, a pesar de ser mileurista (o menos) ya no se reconoce como tal y ha perdido la conciencia de clase.

Y en este panorama es cuando aparece la nueva izquierda, Podemos, con raíces en el 15-M y los movimientos ciudadanos y cuyo programa socialdemócrata es muy similar al que ha venido defendiendo en minoría Izquierda Unida. De ahí su fácil sintonía. Es en este punto que quiero recomendar la lectura del artículo del catedrático Vicenç Navarro que publica hoy el diario Público: Las mentiras y falsedades del establishment político-mediático español sobre Unidos Podemos

Espero de nuevos y viejos partidos mayor capacidad de diálogo de la que han demostrado hasta ahora. Menos postureo e insultos y más política, que no es otra cosa que negociar y conseguir los mayores beneficios para el bien común.

 

500 euros: se va el billete del dinero negro

Después de muchos rumores, el Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado que el billete de 500 euros dejará de producirse a finales de 2018 pero seguirá siendo forma de pago legal.

Su historia empieza en 2002 con la introducción del euro como moneda de uso común en la mayoría de países de la UE. Ya desde bien principio, el astronómico valor del billete de 500 euros causó controversia. Hay que recordar que en varios países como Alemania, había monedas nacionales de alto valor como el de 1000 marcos (500 euros), 10.000 francos belgas, 5000 chelines austriacos, 1000 florines neerlandeses.  Si la nueva moneda iba a tener de referencia el marco, única con convertibilidad fácil (un euro, dos marcos) había que mantener toda la serie de billetes alemanes.

billete 500 euros

El volumen de emisión ha sido elevado así, hasta marzo de 2016 se han emitido un total de 594 millones de billetes “morados” por valor de 297,2 millones de euros, lo que significa que han alcanzado el 27,8% del volumen total de euros en circulación, tan solo por detrás del billete de 50 euros (39%).

En España se convirtió en el símbolo de la burbuja de la construcción. Los binladens (llamados así porque todo el mundo ha oído hablar de él… pero casi nadie lo ha visto en persona) servían para esconder dinero a Hacienda alcanzando en 2006 su tope máximo de 100 millones de billetes en circulación, el 25% del total europeo. Actualmente, la cifra se ha reducido a  68 millones de ellos en circulación, 11,4% del total en Europa habiendo disminuido principalmente debido al estallido de la burbuja inmobiliaria.

En la práctica y de ahí su progresiva retirada, ha servido para pagos en negro, corrupción política, negocios ilegales, evasión de impuestos y fugas al extranjero.

Sin embargo, dejar de fabricar billetes de 500 euros no es suficiente pues seguirán siendo de curso legal. Además, Buena parte del uso fraudulento se canalizará hacia billetes de 200 y 100 euros. Otras medidas mucho más eficaces son la lucha contra los paraísos fiscales y los abusos del secreto bancario pero los estados de la Unión no se ponen de acuerdo en su implantación. En España se ha combatido con las limitaciones en los pagos en efectivo, en 2500 euros. Pero falta coordinación europea y vencer resistencias. La privacidad se queda en una mera excusa.

Uno de los frenos a su retirada total es la resistencia a los pagos electrónicos. Por cultura, países como Alemania y Austria prefieren la privacidad del pago en efectivo ante el uso de medios de pago electrónicos menospreciando que aporta soluciones a problemas de fraude y criminalidad y reduce los costes del conjunto del sistema por suponer alto coste de fabricación.

 

En definitiva, se va poquito a poco todo un símbolo de una época en España de la cual seguimos sufriendo las consecuencias. ¡Adiós al dinero negro! ¡Adiós!

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: