El mundo de xarlie

blog de artículos de opinión

Archivar en la categoría “educación”

Evaluación del sistema educativo español: el informe PISA

Esta semana se hablado mucho en los medios de comunicación del nivel educativo de los institutos españoles a raíz de la publicación de los resultados del informe PISA correspondiente a 2012 y elaborado por OCDE.
La lectura simple que se ha extraído, comparando los datos de España respecto al resto de países de la OCDE, es que el nivel de alumnos españoles en matemáticas está por debajo de la media. Y ahí se han quedado la mayoría de los tertulianos de radios, televisiones y diarios. En pocos medios se ha explicado de donde se sacan los datos y en que consiste el informe PISA. Además, se trata de una lectura sesgada de los resultados obtenidos del informe.
Por otro lado, el el gobierno español con su maravilloso ministro de Educación a la cabeza, José Ignacio Wert, han aprovechado los datos para justificar la reforma educativa impulsada por Wert y que en el Parlamento ha tenido tan solo el apoyo de su grupo parlamentario.

Pero vayamos por partes. ¿En qué consiste el informe PISA? Es un examen que, más que medir los conocimientos que tienen los alumnos de los contenidos de las asignaturas, se centra en medir que saben hacer con lo que han aprendido. Hay tres pruebas con resultados independientes: la competencia lectora, la matemática y la científica. Cada año, PISA se centra en una de ellas, que acaparan la mayoría de las preguntas, y las otras se quedan con una pequeña parte. Por lo que respecta al informe que nos ocupa, se ha centrado en las matemáticas.
La OCDE, en colaboración con los países participantes, lleva a cabo la prueba a la que se somete una muestra representativa de los alumnos de 15 años de cada país (en la última prueba han sido 65). No se distingue si han repetido y la muestra tiene que ser representativa según el reparto de alumnos entre escuela pública y privada, presencia de inmigrantes, etcétera. En cada país hacen la prueba entre 4.500 y 10.000 estudiantes. Si alguna región o comunidad de un país quiere tener datos propios, independientes de los generales de su Estado, debe ampliar la muestra de estudiantes que se evalúan. En 2012 participaron en España más de 25.000 alumnos.
Lo que se evalúa es como se maneja la información.
Cada una de las preguntas se someten a pruebas de fiabilidad (es decir, si una pregunta que se considera fácil es respondida mal sistemáticamente por alumnos con buenos resultados en general, es que algo falla) y hay algunas preguntas “ancla”, similares en cada examen, que permiten comparar de forma fiable con pruebas anteriores.
Las dificultades de cada pregunta son importantes porque el objetivo es colocar a cada alumno dentro de un nivel de competencia.
Para definir los niveles de competencia, tomaremos como ejemplo la competencia matemática. En ella, se dividen las destrezas en tres dimensiones: procesos (formulación matemática de situaciones; empleo de conceptos, datos, procedimientos y razonamientos matemáticos; e interpretación, aplicación y valoración de los resultados matemáticos), contenidos (cambio y relaciones; espacio y forma; cantidad; e incertidumbre y datos), y contextos (personales, profesionales, científicos y sociales), según explica una entrada del blog del Instituto de Evaluación. Los que tienen el nivel 1 de matemáticas saben “responder a preguntas relacionadas con contextos que les son conocidos” y “son capaces de identificar la información y llevar a cabo procedimientos rutinarios siguiendo unas instrucciones directas en situaciones explícitas”. En el otro extremo, los del nivel 6 “saben formar conceptos, generalizar y utilizar información basada en investigaciones y modelos de situaciones de problemas complejos, pueden relacionar diferentes fuentes de información y representaciones y traducirlas entre ellas de manera flexible y poseen un pensamiento y razonamiento matemático avanzado”. La pregunta de las puertas giratorias es de nivel 3.
De igual manera se dividen el resto de destrezas, la lectora y la científica.
Para parametrizar los resultados se define así: “La puntuación media de los países de la OCDE en PISA se establece por definición en 500, y la desviación típica en 100. Con esa métrica, diferencias de 10 y hasta 20 puntos son diferencias pequeñas”. La puntuación media más alta de un país en lectura en 2009 fue de 556 (Shanghái), y la más baja, 314 (Kirguistán). España obtuvo 481. Estados Unidos, 500, y Francia, 496.

Después de haber explicado en que consiste el informe PISA, procederé a ofrecer los datos que se han obtenido.
Datos resumidos:
por países de OCDE

por comunidades autónomas

A partir del informe, se deduce que el nivel de alumnos españoles en matemáticas está por debajo de la media de los países de la OCDE.

¿Cuáles son las causas de este bajo nivel? Se han apuntado varias posibles causas que iré desgranando una a una:
1. Desde universidades y sociedades de matemáticas se apunta que cada vez hay menos graduados de matemáticas que enseñen en institutos. Los titulados en matemáticas ya no se dedican a la enseñanza como antaño sino que trabajan en empresas, bancos, administraciones públicas, instituciones científicas, investigación. Así, donde hay más tejido industrial como en Catalunya, los titulados en matemáticas se dedican más a estas actividades que a la enseñanza.
2. También desde los centros académicos se destaca la falta motivación de los alumnos. Como consecuencia de la anterior, si el profesor no es de matemáticas no imprime la misma pasión en la enseñanza. Los sistemas educativos más valorados son los que relacionan las matemáticas con el mundo real, aplicadas a situaciones cotidianas. Teresa Pijoan, directora general de Educación Secundaria de Ensenyament señala la importancia de la didáctica.
3. Los repetidores. Desde el ministerio de Educación se apunta al alto número de repetidores. Es verdad que el sistema educativo español hay muchos y que se ha tendido a igualar el nivel de los alumnos bajando el nivel pero, ¿somos el único país con repetidores? Esta causa, a mí no me vale.
4. Desde el ministerio, también se apunta a los inmigrantes. Otra mala excusa pues hemos recibido muchos inmigrantes en la última década pero son pocos en comparación con otros países y que tienen mejor media en el informe.
5. Carencia de inversión. Desde el ministerio se apunta que ha crecido en los últimos años pero lo que no quieren reconocer es que ha ha disminuido 30% en 2014 respecto 2010.
Las dos primeras causas señaladas me parecen correctas pues especialización y pasión por tu tarea son primordiales para la educación.

Los datos del informe PISA no son esporádicos pues se vienen repitiendo en las últimas mediciones y los avalan otros estudios en los que se señala que cada vez hay más repetidores y abandono prematuro de los estudios. Por consiguiente, está claro que el nivel educativo de España y Catalunya es inferior al de la media de la OCDE. Las administraciones educativas española y catalana tienen excusas (inmigración, repetidores, carencia de titulados en matemáticas, etcétera) que no acaban de explicar el porqué de los datos. El sistema educativo se ha modificado constantemente, casi cada ministro/a de educación tiene su reforma educativa, pero los datos del informe y los números de repetidores hablan de un claro fracaso escolar. El sistema no funciona, es evidente. Una mayor inversión, profesionalización del profesorado, un plan educativo no partidista, impulso de la educación pública y un sistema de becas eficiente mejorarían el nivel educativo. La cuestión es acercar las clases a la vida real. Por tanto, la base está en mejorar la didáctica, que lo que aprendan los alumnos les pique la curiosidad y la mejor manera de lograrlo es que tenga una aplicación práctica en su vida real. Hay que huir de las matemáticas académicas y acercarlas a la vida cotidiana.

Sin embargo, como no es oro todo lo que reluce, también está en duda la fiabilidad de dicho informe. Los propios responsables del estudio declaran que su objetivo no es evaluar conocimientos sino que saben hacer con lo que han aprendido, es decir, lo que han llamado destrezas en lectura, matemáticas y ciencias.
Así, el informe PISA presenta una serie de deficiencias:
1. Dificultad de traducir en preguntas y después en resultados numéricos esa medición de competencias.
2. Incertidumbre de las estadísticas.
3. Hecho de eliminar preguntas que reflejan las diferencias culturales entre países reduce la prueba a “una especie de mínimo común denominador”.
4. Lectura de los datos de España: está cerca del gran grupo. Diferencias son mínimas.
5. No dicen casi nada de causas de diferencias entre países.
6. Estudio se basa en muestras e incide la disposición del alumno.

Por consiguiente, es evidente que los sistemas educativos español y catalán no funcionan. Teniendo en cuenta que el informe PISA no es infalible, dibuja unos malos datos respecto a la media de los países de la OCDE. Pero es que además, hay más datos que nos hablan del deficiente nivel educativo como son el elevado abandono escolar, el gran número de repetidores y luego, el hecho de que cuando los titulados llegan a la vida laboral, no acaban trabajando de lo que han estudiando. Eso es que el sistema no funciona.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: