El mundo de xarlie

blog de artículos de opinión

Archivar en la categoría “fútbol”

La venganza de los ex

No hay nada peor que un ex. Pero ojo, si este ex ha tocado poder y ahora no lo tiene, se dedicará a intoxicar, contaminar y malmeter todo lo que pueda. Los medios de comunicación serán sus aliados y la polémica el medio para seguir en el candelero.
Destacaré dos ex a los que les gusta hablar y que se hable de ellos: Johan Cruyff y José María Aznar. Un expresidente del gobierno y un exentrenador. Son de diferentes ámbitos (fútbol y política) pero les une que a los tres les encanta estar en el candelero, necesitan sentirse protagonistas.
Cruyff inventó un concepto nuevo, el famoso “entorno”. Ya desde su etapa de entrenador en el F.C. Barcelona habló del entorno como todo lo que engloba a un equipo de fútbol. En el caso del Barça, el entorno es todo aquello que rodea al equipo desde el propio club, prensa, aficionados, otros equipos, etc. es decir, todos los que opinan e influyen en el devenir del equipo. Según Cruyff todos estos actores condicionan el funcionamiento del equipo. Si bien es correcto que el entorno influye y mucho, no es menos cierto que una vez Cruyff dejó de ser entrenador del Barça, él pasó a formar parte de ese entorno del Barça que él tanto había criticado. Utiliza con profusión los medios de comunicación para cuando cree conveniente dar su opinión sobre los más variados temas. No se detiene en si el mensaje o el momento son los más propicios pues el ex entrenador, igual que los otros ex que menciono en el artículo, no se casa con nadie y reparte a troche y moche según su conveniencia. Si el entrenador está recuperándose de una enfermedad, no tiene reparos en manifestar que no lo ve preparado y es más lo compara con el anterior. Otro día, critica el coste de un nuevo fichaje o da su opinión sobre la selección española. Y pasado mañana, dará su opinión sobre la gestión que lleva a cabo la presidencia del club. Eso sí, sin ostentar ningún cargo no sea que tuviera que dar cuenta de sus responsabilidades. Así, es muy fácil opinar, ¿no?
El segundo protagonista de este artículo es José María Aznar López. Si Cruyff encarna la versión futbolera del fenómeno ex, Aznar se encarga de la versión política. Expresidente de la Junta de Castilla y León, expresidente del gobierno de España y expresidente del Partido Popular. Mientras estuvo en la oposición, fue el azote de los socialistas para pasar a liderar el gobierno durante dos legislaturas y en 2004 abandonó el poder (gobierno y partido) pasando el testigo a su sucesor Rajoy que él mismo había nombrado a dedo. Sin embargo, desde que Rajoy pasó a ser presidente del gobierno, Aznar se convirtió en su azote. Encarnado en una avispa que pica y pica sin cejar con su aguijón ataca a Rajoy por blando. En vez de ser su aliado o al menos apoyo, se ha convertido en un cruel enemigo que le ningunea y reprende en cuanto tiene ocasión. Aznar cree que Rajoy no se aprovecha lo suficiente de la amplia mayoría de que dispone para realizar las reformas. Rajoy, como es su costumbre, da la callada por respuesta. Aznar, junto con otros correligionarios suyos, encarnan el ala radical del Partido Popular que no dudan en atacar continuar a “su líder” Rajoy. No tienen el más mínimo reparo en manifestar públicamente sus discrepancias con lo ello conlleva de desgaste a Rajoy. Y eso que el presidente del gobierno es de los suyos, si no lo fuera, imaginaros las críticas…
Pero ojo, Cruyff y Aznar no son únicos en su especie. Felipe González es más guadiana, aparece y desaparece pero también es un ex que hace uso de los medios de comunicación para opinar cuando quiere y como quiere. Finalmente, tenemos a Mourinho, the Special One según él mismo se define. Único en su especie.

Deuda con Hacienda de los equipos de LFP

En tiempos de crisis como los que vivimos, cualquier despilfarro nos duele a la vista y en este caso me ha hago eco de una noticia aparecida en el diario deportivo Marca.

Atlético de Madrid (120 millones) y Deportivo de la Coruña (90 millones) son los equipos que más dinero deben a Hacienda. En plena campaña de recortes económicos empredida por el Gobierno, se ha hecho público que la deuda total con el fisco de los clubes españoles alcanza los 752 millones.

En la lista elaborada por El Confidencial quedan excluidos de morosidad alguna Real Madrid, Barcelona, Athletic, Real Sociedad, Getafe, Villarreal y Sporting. En su información sostiene que la lista queda de la siguiente manera:

1. Atlético de Madrid 120 millones
2. Deportivo 90
3. Real Zaragoza 32,7
4. Real Betis 35 (14 pendientes de la resolución de un acta)
5. Osasuna 27,9
6. Mallorca 26
7. Espanyol 23,5
8. Rayo 21
9. Levante 19 (Aplazados en cinco años)
10. Sevilla 18
11. Racing 12
12. Valencia 6
13. Málaga 5
14. Granada 2

A la cantidad con Hacienda hay que sumar la deuda que tienen también pendientes los clubes con la Seguridad Social, que asciende a 10,6 millones.

El fútbol me indigna

No me gusta el fútbol, mejor dicho, no me gusta este fútbol que tenemos. Si nos fijamos en la Champions, a priori cuatro equipos son los equipos destinados a llegar a la final en Munich. F.C. Barcelona, Real Madrid, Manchester United y Manchester City. Es decir, la liga inglesa y la española acaparan, con diferencia, las probabilidades de ganar de Champions League. Son los equipos que ya mantenían una buena base, especialmente el Barça, y a la que han añadido grandes fichajes sobretodo el City. Las estrellas serán Messi, Cristiano Ronaldo, Silva y Rooney. Si exceptuamos el City, es más de lo mismo respecto a la anterior edición de la Champions. Los petrodólares y millonarios de diferente índole abastecen de euros a los principales equipos mientras el resto de equipos intentarán avanzar fases lo máximo posible procurando dar la sorpresa. Pero que queréis que os diga, para mí es más de lo mismo, siempre los mismos candidatos optando a ser campeones.
Pero lo que me tiene especialmente indignado es la Liga española. Ya lleva años dando tumbos pero parece que este año se están esmerando en convertir los despachos y las reuniones en el principal espectáculo cuando deberían ser los campos de fútbol y los partidos donde reinase la competición. Cada vez hay menos fútbol y más negocio. Cada vez hay menos goles y más euros (en realidad menos euros). Los goles los marcan los mismos (Barça y R. Madrid) y las paupérrimas arcas las ponen los demás (el resto de miembros de la Liga). La competición está cada vez más adulterada pues se ciñe a la rivalidad entre dos equipos cada vez más ricos, mejor reforzados, más apoyados por la prensa y con más seguidores. Sólo dos equipos optan a todo. El resto se debe conformar con las sobras que dejan. De entre el resto, hay equipos como Villareal, Sevilla, Valencia y Atlético de Madrid que intentarán clasificarse para disputar la Champions del año que viene. Otro grupo liderado por Athletic de Bilbao y Málaga optará por conseguir plaza en la próxima edición de la Europa League. Los demás, contentos con mantenerse en Primera División. Esto provoca que más de la mitad de la tabla esté luchando agónica por sobrevivir desde la primera jornada.
Sin embargo, aquí no acaba la cosa. La crisis económica que vivimos también ha llegado al fútbol. Los clubs están endeudados hasta las cejas y aún así siguen pagando sueldos millonarios a sus empleados (los jugadores). Y si la cosa se desmadra, se acogen a la ley concursal como el Real Zaragoza y aquí no ha pasado nada. La ley concursal que debería ser una solución de emergencia se ha convertido en un recurso más donde se parapetan dirigentes manirrotos que no saben o no quieren saber cómo se dirige un club de fútbol. Los clubs de fútbol siguen viviendo en un mundo irreal que no se rige por las leyes de la economía. Si en la economía real, tanto tienes, tanto gastas en el fútbol no es así pues gastan lo que tienen y lo que no tienen. Si hay deuda, no pasa nada pues confían en que ya vendrán las administraciones públicas a socorrer la deuda, se declaran en ley concursal o lo que sea. ¡Es un verdadero despropósito!
En relación con la gestión económica de los clubs de fútbol de la Liga española, recientemente ha surgido una gran polémica por el tema del reparto de los derechos televisivos. Bueno, en realidad no es que los derechos estén repartidos sino 2 clubs (Barça y Real Madrid) se apropian del 51,6% y el resto se tiene que apañar con el resto. Hay que tener en cuenta que la Liga española es que tiene mayor desequilibrio entre los 2 principales clubs y el resto en cuanto a ingresos televisivos según cuadro adjunto:

cuadro de ingresos de 2 clubs principales de cada Liga

Evidentemente, los clubs que más ingresos reciben (Barça y Real Madrid) son los que tienen más recursos para comprar mejores jugadores con los que tienen más posibilidades de ganar las competiciones y así cada vez se hace más grande la diferencia respecto a los demás equipos de la Liga. Por esta razón, Del Nido, presidente del Sevilla, ha tocado campanas a rebato. ¡Es la revolución! según sus propias palabras. Invitó a todos los clubs de la Liga excepto Real Madrid y Barça para hablar del injusto reparto de los derechos televisivos. A la reunión celebrada el 8 de septiembre acudieron 12 clubs de los que invitó Del Nido. Aclararon que ninguno de los clubs no quiere respetar los contratos firmados, sino que buscan la venta conjunta que consideran es la mejor manera de defender los intereses del fútbol profesional. No obstante, son conscientes de que la venta centralizada solo se podría hacer por unanimidad de los 42 clubs de la LFP o mediante Ley específica aprobada en el Congreso. Asimismo, también decidieron realizar más futuras reuniones incluyendo en éstas al resto de clubs de la Liga.
El análisis que realizan los clubs rebeldes es correcto. El reparto de los derechos televisivos es correcto pero se trata de un análisis simplista pues no todos los ingresos de Barça y Real Madrid provienen de la televisión. Además, como afirma Relaño (AS) su gran problema es que no son capaces de generar ingresos más allá de los televisivos. ¡Aquí está la madre del cordero! Se han endeudado igual que los 2 grandes pero su capacidad para generar ingresos es muy, muy inferior por lo que la solución no solo está en repartir mejor lo que les paga la televisión.
A su vez, la crisis económica y del fútbol también ha afectado a las radios y a Mediapro. Mediapro tiene los derechos televisivos de la LFP pero ha pagado un precio excesivo teniendo en cuenta los réditos que obtiene. Es decir, con los 2 grandes, recupera fácilmente la inversión pero hay muchos equipos a los que paga un importe que no compensa teniendo en cuenta que no generan la suficiente expectación en el aficionado como para sufragar el importe pagado al club. Es lo que ha provocado que Mediapro también ande necesitada de ingresos y al comprobar que también tenía los derechos radiofónicos de los partidos de fútbol ha presionado a la Liga para que las radios abonen un canon si quieren entrar en los campos de fútbol y retransmitir los partidos. Se trata de una situación novedosa pues ha sido tradición disfrutar del fútbol escuchando los carruseles deportivos. En España, forman parte de la esencia del fútbol. Ante esta situación, las radios se han unido para negarse al pago del canon. Consideran que es innegociable el derecho a la información recogido en el art. 20 de la Constitución Española. Es cierto, pero también es correcto que las radios tanto privadas como públicas se lucran con los anuncios gracias a la información de los partidos. Hacen uso de una información adquirida gratuitamente pero de la que sacan beneficio económico. Considero que el derecho a la información es básico pero también las reglas han de ser para todos.

En definitiva, el fútbol me indigna porque se habla más de los euros que de los goles y los goles, siempre los marcan los mismos.

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: