El mundo de xarlie

blog de artículos de opinión

Archivar en la categoría “religión”

La dimisión de Benedicto XVI

Esta semana nos hemos llevado una gran sorpresa, tanto los fieles de la Iglesia católica apostólica y romana como el resto de ciudadanos del mundo. Benedicto XVI, Papa de la Iglesia católica, anunciaba la dimisión de su cargo por razones de salud. Fue elegido Papa en abril de 2005, a los 78 años de edad, edad a la que la mayoría de los trabajadores ya hace tiempo que estamos jubilados. A los 78 años se enfrentaba al cargo más importante dentro de la Iglesia católica siendo el representante de 1.196 millones de bautizados, el 17,5% de la población mundial. Al ser elegido Papa se enfrentaba a una doble función como máximo representante de una religión (la católica) y a la jefe de un estado (el Vaticano) con las dificultades que ambas funciones imprimen. Por un lado, cuestiones dogmáticas, doctrinales y otro lado, lo que hace referencia a cuestiones políticas, económicas, legislativas, etc. de un estado cualquiera.
Su papado ha sido breve, tan solo ocho años, pero le ha dado tiempo para todo. Ha escrito todo tipo de documentos, ha viajado, ha intentado barrer la suciedad en su propia casa (caso Vatileaks y casos de pederastia) e incluso se ha abierto una cuenta en twitter. Además ha mantenido contactos con las iglesias anglicana y oriental para acercarlos al sino de la iglesia buena y verdadera (es ironía) pero me da que sus contactos no han sido muy fructíferos.
Con su dimisión admite no está a la altura física para afrontar aquellas reformas, entre las que se encuentra una verdadera refundación de la iglesia católica, después del escándalo de la pederastia clerical, la carencia de sacerdotes en todo el mundo, las cuestiones no resueltas vinculadas a la sexualidad moderna, como la readmisión en la iglesia de los divorciados católicos. Las reformas del gobierno central y periférico de la iglesia fueron decididas por el Concilio Vaticano II (1963-1965), comenzadas por Paulo VI en 1967, pero quedaron interrumpidas desde entonces.
Y ahora, cansado y harto (esto es sensación mía) coge la puerta y se va a un monasterio a dedicarse a rezar y a darle vueltas a la doctrina que es lo que realmente le gusta; para algo es un reputado teólogo, que no un gestor. Ese papel de gestor quizás le ha venido grande pues el papel de máximo representante de una religión lo iba sobrellevando pero la parte política como representante de un estado, me da que no le iba muy al peso.
No es la primera vez que un Papa renuncia a su cargo pero los anteriores casos son muy anteriores y circunscritos a circunstancias excepcionales pues hasta ahora se había considerado que ser Papa era un “oficio” de por vida. Benedicto XVI ha tenido la valentía de admitir que no se sentía preparado para sobrellevar el peso que su cargo acarrea actualmente.
Ahora el debate es quien lo va a suceder. Alguien más joven o de la misma quinta. Abrimos la elección a candidatos no europeos, o no? Se opta por una elección continuista o por dar un salto al vacío actualizando la institución y reformándola de arriba a abajo. Demasiadas cuestiones pendientes se les plantearán a los obispos electores en la Capilla Sixtina mientras se realice en Cónclave para elegir al nuevo Papa.

Nota: ante la dificultad de cuantificar el número total de fieles del catolicismo, utilizo los datos aportados por la propia Iglesia católica en cuanto a número de bautizados siguiendo el razonamiento de la Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_cat%C3%B3lica

Anuncios

Mi opinión de las JMJ

1.5 millones de jóvenes acudieron al aeródromo de Cuatro Vientos el pasado sábado día 20 para la celebración de la misa oficiada por el Papa Benedicto XVI. Se trataba del acto central de las JMJ que se han celebrado del 16 al 21 de agosto en Madrid.
Las Jornadas Mundiales de la Juventud se organizan desde que Pablo VI reunió a miles de jóvenes en Roma para la I Marcha Internacional de la Reconciliación Cristiana pero es durante el pontificado de Juan Pablo II en que se convierten en reuniones de jóvenes que se celebran cada 2 o 3 años en una ciudad distinta. Su leivmotiv es incrementar la participación de los jóvenes en la Iglesia católica. Durante la clausura, Benedicto XVI que la siguiente se celebrará en Río de Janeiro en 2013.
Sus organizadores (la Iglesia católica) esperan que sirvan de revulsivo vocacional. Hay que tener en cuenta que en España han bajado un 24% en los últimos 5 años.
Si nos fijamos en los beneficios económicos de las JMJ, los empresarios madrileños han cifrado en 160 millones de euros el gasto en hoteles, comercio y transportes. Si bien, El País ha hablado con los sectores directamente implicados y los cifran en 52,8 millones. Los más beneficiados han sido los restauradores, especialmente los que aceptaban cheques de comida de los peregrinos. Respecto a los hoteles, el impacto ha sido mínimo ya el grueso de los peregrinos dormían en parroquias, colegios, polideportivos o establecimientos de perfil bajo. En cuanto al transporte, han utilizado preferentemente el metro en el cual la Comunidad Autónoma de Esperanza Aguirre les hizo una polémica rebaja del 84%. A destacar que en los comercios no se dejaron un euro pues tan solo compraron merchandising de las Jornadas. Finalmente, a destacar que llenaron museos y monumentos pero en su mayoría la entrada era gratis. Así que, ¿dónde están los beneficios de las Jornadas para la ciudad? El gran beneficio ha sido la imagen que ha dejado la ciudad en unos jóvenes con capacidad adquisitiva (ellos se pagaban el viaje) y que es posible que vuelvan más adelante y entonces ya haciendo más gasto.
Hay que destacar que las protestas de los laicistas han obtenido una resonancia sin precedentes. En parte esta resonancia es debida a la influencia del movimiento 15-M ya que ha influido en que salieran a la calle muchas más laicistas. Lo más destacable han sido las protestas que han realizado varios días en Puerta del Sol y la mala gestión del ministerio del Interior de dichas protestas con cargas policiales incluidas.
Las Jornadas han representado un gran espectáculo pero el contenido del mensaje ya es otra cosa. Aquí ya no hay modernidades, ni parece que estemos en el siglo XXI. Es más de lo mismo, alejado de la realidad y de los problemas de los jóvenes, que es a quien iba dedicado el evento. En muchos aspectos, es como si se hubiera retrotraído a los tiempos anteriores al Concilio Vaticano I. Ante los problemas de los jóvenes, la receta es ir a misa, confesarse y ser casto. Si tenemos en cuenta que las relaciones prematrimoniales cada vez son más habituales y más tempranas en los jóvenes (13-14 años) no parece que los jóvenes le hagan mucho caso.
Benedicto XVI no se anda por las ramas y se ciñe al matrimonio indisoluble y reproductivo, rechazo a técnicas científicas que posibilitan la fecundación in vitro y la condena de las relaciones prematrimoniales. En cambio, el gran problema juvenil, el paro, solo fue mencionado de pasada al inicio de las Jornadas.
Es por este discurso que teólogos y cristianos de base ven arcaico el mensaje del Papa. Le acusan de hablar de espaldas a la sociedad y como afirma Raquel Villavibarrena (Redes Cristianas) de “buscar una Iglesia con muros, excluyente”.
Benedicto XVI tiene un doble papel que no se debe olvidar cuando se realiza un análisis. Por un lado, es el jefe de estado de un pequeño país, El Vaticano. Pero por otro lado, es el jefe de la una religión, la católica y para muchas personas sus opiniones, sus discursos, son de gran importancia. Pero eso si, en un país como España, definido por la Constitución como aconfesional, ciertas opiniones no son o no deberían ser utilizadas. Es decir, opino que como representante máximo de la Iglesia católica puede opinar todo lo que considere oportuno sobre cuestiones dogmáticas pero no me parece tan correcto inmiscuirse en cuestiones sociales: como debemos comportarnos en sociedad, determinar si son correctas o no las prácticas científicas… lo suyo, debería ser tan solo la fe y el comportamiento social de los ciudadanos.
Por otro lado, como acto privado, no me parece correcto que las Jornadas hayan recibido los parabienes y facilidades en exceso por parte de las administraciones públicas. Facilidades que se niegan a otros actos privados igual de legítimos.

Cifras de las JMJ:
30.000 voluntarios
17.000 policías
1373 operarios de limpieza con 476 máquinas
72.637 kg de basura
2700 peregrinos atendidos
Más de 40.000 peregrinos confesaron sus pecados en 200 confesionarios, en más de 50 idiomas.
14.000 sacerdotes y 800 obispos

 
Fuentes:
El Periódico de Catalunya
El País
La Vanguardia
La Razón
http://es.wikipedia.org/wiki/Jornada_Mundial_de_la_Juventud
http://www.madrid11.com/es

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: